Buscar este blog

domingo, 10 de julio de 2011

Labrys. Doble hacha minoica.

     Varias hachas dobles cretenses o labrys.



    Doble hacha o Labrys minoico. La civilizacíón minoica no se contentó con pintar maravillosamente. También se le dio bien trabajar el bronce, como vemos en la foto de aquí abajo. La de arriba es copia mejorada de ésta, siglos después, por sus descendientes cretenses.




       Sacerdotisa minoica empuñando la labrys.




Las Damas de azul.

Las Damas de azul. Palacio de Cnossos. 


       Aquí vemos otro ejemplo del gusto por lo sinuoso de la civilización minoica. Las llamadas "Damas de azul", un bellísimo fresco hallado en el palacio de Knossos, que se revela como una pintura vitalista y muy expresiva, a pesar de lo esquemáticas de las representaciones y de la ausencia de perspectiva. La delicadeza de sus labios dejando entrever unas amables sonrisas, así como la delicada postura de sus manos y el cuidadoso tocado de sus cabellos, bellamente adornados con perlas y otros detalles, consiguen una plasticidad envidiable para unos frescos que cuentan con unos 35 siglos.

Boxeadores minoicos

 Boxeadores minoicos de 1.400 años a. de C.


Los minoicos eran unos tipos curiosos. Demostraban sus habilidades de forma incruenta con los toros, y practicaban el boxeo, ya con guantes. En este hermoso fresco hallado en el palacio de Knossos podemos contemplar, además de su afición por el boxeo, el gusto por las formas sinuosas y los colores cálidos.

Micenas. Palacio de Knossos.

   Micenas, descubierta gracias a Schliemann (y Pausanías).


Si primero fue la Ilíada la que inspiró a Schliemann el hallazgo de Troya, después utilizó las descripciones de Pausanías para encontrar Micenas y cambiar el sentir universal de la arqueología, pues fue gracias a su tesón y a su enorme intuición que logró recuperar para la historia lo que hasta entonces sólo habían sido atractivos relatos míticos que se perdían en lo más recóndito del tiempo. Desde que Schliemann lograra su grandiosa gesta, a finales del S. XIX, para el mundo entero cambió el concepto de esta importantísima disciplina histórica. Schliemann había logrado lo imposible: erradicar el mito con su mítico hacer. La Ilíada y Pausanías viajaron por medio mundo bajo el brazo de Schliemann como mitos, y cuando éste los posó en el suelo polvoriento de Troya y Creta se habían convertido en Historia.




 

Sarcófago de Hagia Triada.



 La celebración de la muerte. Así vivían la muerte los minoicos, en Creta, hace 35 siglos. En nuestra cultura actual puede sorprendernos que un elemento funerario como un sarcófago se halle decorado de forma tan animosa y festiva, pero los minoicos no vivían preocupados por el mundo inmortal y la vida del más allá. Los minoicos preferían gozar de la vida que atesoraban en su presente, que era lo que sí conocían y valoraban. Este sarcófago resume tanto la muerte como la vida de los antiguos cretenses, y se trata de uno de sus mejores exponentes artísticos.


martes, 1 de febrero de 2011

Salto acrobático.






 En la civilización minoica, el toro era un animal venerado y muy apreciado. El pacífico pueblo minoico se fundía con el noble astado en diversos ejercicios acrobáticos dentro de un ritual cuyo fin  nos es aún desconocido. El acróbata se sujetaba a los cuernos del toro y aprovechaba el empuje de su embestida para caer sobre su lomo, tal y como se aprecia en este hermoso fresco de hace unos 35 siglos.

lunes, 10 de enero de 2011

El caso Schliemann

El caso Schliemann




El instinto arqueológico de Schliemann y su fe en la obra homérica fueron determinantes para el descubrimiento de una cultura desconocida y fundamental de la vasta historia griega, a pesar de que sus investigaciones se vieron envueltas en cierto desagradable proceso (junto a su esposa, quien se fotografió con las presuntas joyas encontradas y de las cuales no había dado oficial conocimiento en su momento) y su credibilidad se vio en entredicho.



De cualquier modo, es innegable su contribución al mundo de la arqueología, en general, y de la civilización prehelénica en particular. A partir de sus descubrimientos, otros arqueólogos consolidaron el trabajo realizado. Es así, que posteriormente se encuentran restos de utensilios micénicos en Atenas, Pilos, Chipre y Esparta, comprobándose la existencia de una civilización micénica extendida por todo el mar Egeo.

 


La civilización micénica está fechada entre los años 1400 y 1100 a.c. (edad de bronce) y se extendió por todo el Peloponeso. Los aqueos heredaron el dominio marino de los cretenses, pero a diferencia de estos, los nuevos habitantes tenían un carácter pendenciero y belicoso. Este instinto guerrero los induce a fortalecer sus ciudadelas, con murallas de piedras colosales denominabas ciclópeas, dando a sus palacios la apariencia de una arquitectura megalítica, muy distinta al carácter alegre y abierto de los palacios minoicos.

                                   
En cuanto a su régimen político y de acuerdo a la Ilíada, los aqueos constituían una aristocracia militar en una Grecia dividida en pequeños territorios, posiblemente estaban unificados federalmente bajo el mando de un rey único, el de Micenas. No obstante, las ciudades micénicas siempre conservaron su autonomía y nunca dependieron del control político central.

Escritura Lineal "B"

Los aqueos conocieron un tipo de escritura primitiva llamada “Lineal B”, descifrada en el hablaban año 1952, esto permitió descubrir que  una variante de griego arcaico. Desde entonces es plenamente legítimo establecer en Micenas el origen de la historia griega. En efecto, durante muchos años se creyó que los micénicos estaban tan estrechamente ligados con la civilización cretense y con el arte del Palacio de Cnosos que se suponía que debían tener el mismo origen étnico; pero gracias a los datos descifrados en las tablillas se comprobó que se trataba de un nuevo pueblo.



       Utilizaron el carro de guerra, un vehículo ligero tirado por caballos; igualmente la se les atribuye la invención de de la espada larga y la armadura de láminas de metal y cascos de dientes de jabalíes.

La vida micénica también está marcada por una gran religiosidad, el futuro del panteón griego se empieza a dibujar en una edificación llamada “Megarón”, creen en los dioses olímpicos Zeus, Hera, Poseidón… y hacían sacrificios humanos a sus dioses.

        Hacia 1200 a. C. el poder de los aqueos comenzó a declinar y alrededor de 1100 a. C. la invasión de los dorios acabó con la civilización Micénica. 

Tesoro de Atreo en Micenas

video


Pueblo cretense


Pueblo cretense
  

 
Los cretenses se caracterizaron por ser un pueblo pacífico y amante de la naturaleza, y aunque llegaron a dominar el mar Mediterráneo con su flota, este dominio se basaba en el comercio y en las buenas relaciones con sus vecinos, motivo por el cual se habla hoy en día de la “Pax Minoica”, concepto que trascendió a su arte, lujosos palacios que carecían de fortificaciones o murallas defensivas pintados alegremente con motivos naturales o escenas rituales. Religiosamente adoraban a la diosa madre o diosa de las serpientes y sus cultos se relacionaban con la fertilidad de los campos, animales y hombres reflejando la posibilidad de una estructura social matriarcal o en todo caso la existencia de un papel político importante de la mujer.


 

Su gloria fue heredada por los micénicos, también llamados “aqueos”, de quienes trataremos específicamente más adelante.


 Los aqueos penetran en la Grecia continental hacia el año 2000 a.C., eran originarios de los Balcanes; “…este pueblo era de civilización inferior que los pobladores anteriores a los que suplantaron, por lo que durante 400 años aproximadamente se dedicaron a asimilar la cultura superior de sus predecesores, al tiempo que se enriquecieron con la aportación cultural de los minoicos..."

                                                                                                                           

Es necesario señalar que entre el arte cretense y micénico existe una verdadera fusión artística especialmente en la producción artesanal. Las analogías en las áreas de orfebrería y de la cerámica pueden confundir incluso a los especialistas. Puede ser que muchos de los tesoros depositados en las tumbas y palacios micénicos hayan sido objeto de saqueos o que los reyes aqueos hayan encargado la elaboración de dichos objetos a los artesanos cretenses a sus servicios.

Micenas: la cultura de los dioses.

 


           Sobrecoge pensar cómo surgió esta cultura, entre la leyenda y los mitos; entre la realidad que nos legaron troceada los moradores del Olimpo, y el destino de aquellos dioses (mitad héroes sobrenaturales, mitad hombres míticos) que desaparecieron casi como surgieron: yéndose de puntillas.


 

 

 http://www.youtube.com/watch?v=EYBRLcJKeaU&feature=related 

 

 

Algunas de sus obras de arte parecen, ciertamente, inspiradas por seres sobrenaturales. Las hermosas piezas de alfarería, o las forjadas en oro en una época de rudimentarias herramientas, forzosamente tienen que hacernos pensar que recibieron el auxilio de los dioses…

 




Amazonas del Tiempo: Amazonas del Tiempo

Amazonas del Tiempo: Amazonas del Tiempo: "Amazonas del Tiempo es una pequeña ventana abierta al pasado. Su objetivo es recuperar de la memoria a algunas mujeres valientes e indomable..."